jueves, 5 de diciembre de 2013

CLASE 5: JOVENES Y ADOLESCENTES: VULNERABILIDAD, DEPRESION , INTERACCIONES Y POSMODERNIDAD

CLASE 5: JOVENES Y ADOLESCENTES: VULNERABILIDAD, DEPRESION , INTERACCIONES Y  POSMODERNIDAD
LA INTERSUBJETIVIDAD ENTRE IGUALES EN LA ADOLESCENCIA: CARACTERÍSTICAS DE SUS INTERACCIONES.
La etapa de la Secundaria coincide con el umbral de un camino que conduce a los escolares a la autonomía. Es un período de transición, que podemos ilustrar como un puente que les debe permitir dejar atrás una orilla, la ”niñez “ y llegar a la otra orilla, la vida "adulta" Para llegar a esta otra orilla, tendrá que sufrir ciertas pruebas, vencer obstáculos, resolver crisis surgidas de su interioridad provocadas por la nueva Situación Social del Desarrollo. Ni existe una edad precisa que marque el paso por este umbral» no obstante, las edades consideradas en las Secundaria se sitúan sin duda en la pubertad, momento a partir del cual, cada uno seguirá su propio ritmo, empieza esa trayectoria larga y turbulenta que lo llevará a la vida adulta. Los cambios anatomo funcionales que acompañan la reconocida pubertad, se constituyen en el resorte que moviliza la entrada del niño en una nueva Situación Social del Desarrollo. Estos cambios biológicos transforman paulatinamente la apariencia infantil, y en unas más temprano que en otros asemeja cada vez más a la imagen adulta. Si la Secundaria Básica queda reducida a ser una prolongación en años de los aprendizajes de la escuela primaria, una mera preparación para los niveles superiores, sus funciones características y por lo tanto objetivos propios quedarían desvirtuados.  
Hoy a pesar de ser un logro nuestro sistema educativo, los resultados de este tipo de centro y el nivel alcanzado por sus graduados refleja sus insuficiencias, lo que nos obliga a definir el problema y trabajar en función de transformaciones.
Hasta el presente, el estudio de la intersubjetividad dentro de la institución escolar, y en particular del aula como grupo, ha sido un tema poco desarrollado,  tanto dentro de la literatura psicológica, como pedagógica. El grupo aparece en la escuela  más como agrupación de alumnos, que expresión de la intersubjetividad entre los pares. Los sistemas de relaciones que se constituyen en el grupo escolar son facilitadores del sentido subjetivo de todas las actividades desarrolladas por aquel. El papel del otro significativo ocupa un lugar relevante en el desarrollo de la personalidad; así, en el adolescente se entreteje un mundo simbólico en su red social, en la que el adulto pudiera de manera efectiva, si establece puntos de contacto que se inserten significativamente en la red.


La emocionalidad es inherente a la existencia del sujeto y de sus relaciones humanas, representa una condición para el desarrollo de los procesos de subjetivación asociados al desempeño de cualquier actividad. Sin emocionalidad  el individuo no se constituye en sujeto de la actividad, con todas las implicaciones que eso tiene para su desarrollo.  Una teoría que ha sido construida sobre la premisa de que el desarrollo del individuo no puede comprenderse sin una referencia al mundo sociocultural en el que está inmerso es la teoría vigotskyana.
Hablar de un origen social de los procesos psicológicos implica que todos esos procesos psicológicos se forman y atraviesan por una fase social que proviene de la actividad que establece el sujeto con los objetos y en contacto con otros individuos. Esto es lo que llevó a Vigotsky a plantear su  ley genética del desarrollo cultural, la cual señala que: “En el desarrollo cultural del niño, toda función aparece dos veces: primero, en el ámbito social, y más tarde, en el ámbito individual; primero entre personas (interpsicológico) y después en el interior del propio niño (intrapsicológico). Todas las funciones superiores se originan como relaciones entre seres humanos (Vigotsky,1979)”
Vigotsky considera el contexto sociocultural como aquello que llega a ser accesible para el individuo a través de la interacción social con otros miembros de la sociedad, que conocen mejor las destrezas e instrumentos intelectuales.
Entre los otros significativos de los adolescentes se encuentra el grupo de iguales. El papel que estos desempeñan es fundamental, ya que no solo favorecen el aprendizaje de destrezas sociales y la autonomía e independencia del sujeto, sino que además ofrecen un contexto para la interacción social, a partir del cual el sujeto recibe gran cantidad de información autorreferente, la cual le servirá para desarrollar, mantener y/o modificar su autoconcepto, repercutiendo sobre el comportamiento.
En relación a la importancia del grupo de iguales en el desarrollo Vigotsky (1960) planteaba: “ La primera tarea del análisis es mostrar cómo, desde las formas de la vida colectiva, surge la reacción individual...Las funciones se construyen primero en el colectivo, en forma de relaciones entre los niños; después, se convierten en funciones psíquicas de la personalidad.”
Para los adolescentes el desarrollo de las relaciones interpersonales es un factor muy influyente sobre las autopercepciones, siendo el atractivo físico una variable que condicionan inicialmente la interacción  en cuanto a cantidad y satisfacción (García, Stinson, Ickes, Bissonnette y Briggs, 1991, citados por José C. Núñez, 1994) así como la propia percepción y asignación de atributos a otros (Eagly, Ashmore, Makhijami y Lougo, 1991; Zukerman, Miyake y hodgins, 1991, citados por José C. Núñez, 1994)

En el estudio sobre la personalidad del adolescente cubano, realizado por Marisela Rebustillo y Rogelio Bermúdez (1987), se exponen sus criterios que justifican la conclusión principal de su investigación consistente en que la persona que materializa el ideal comunicativo de los adolescentes se encuentra en el marco familiar, fundamentalmente en los adultos; incluso por encima de sus coetáneos. Según sus resultados, los adolescentes se sienten más movilizados hacia la actuación con la familia, más satisfechos con esta y consideran que es la familia la que contribuye, en mayor medida, al desarrollo de sus conocimientos, habilidades y al autoconocimiento con respecto a otros contextos. 
Adentrarse en el complejo mundo de las interacciones humanas conduce al análisis del diálogo o relación dialógica entre los sujetos que se comunican. Si bien el pensamiento opera internamente, su naturaleza es dialógica, es decir, que el pensamiento es el resultado de procesos graduales de generalización motivados en y por la relación intersubjetiva que se establece en el intercambio verbal.  La forma como los interactuantes se involucran en un diálogo en una actividad compartida puede depender de factores estructurales tales como el propósito y naturaleza de la actividad. Es importante considerar que también están implicados factores socioculturales y relacionales, tales como los estilos particulares de comunicación y las relaciones afectivas de parentesco, amistad, etcétera; así como las formas particulares en que los participantes se enfocan a la tarea compartida.
La existencia de esta problemática constituye una fuerte razón que impulsa nuestro trabajo investigativo a la siguiente interrogante:
¿Cuáles son las características de las interacciones entre adolescentes Secundaria Básica, en el contexto de la dinámicas que emerjan  durante el trabajo en grupo?

- La coexistencia de ideales comunicativos del adolescente, localizados en la familia y en los pares, adquiere diferentes formas de confrontación y/o complementación a nivel intrapsicológico, que mediatizan la intersubjetividad de los adolescentes en ambos contextos de actuación.
- La fuerte carga emotiva que en la intersubjetividad entre adolescentes, se le imprime a las insatisfacciones que experimentan en relación a la asimetría en el diálogo con los padres, contrasta con la jerarquía de las necesidades de los adolescentes alrededor de la autonomía.
-  En relación a la claridad que teóricamente existen en la comunidad científica, respecto al papel del diálogo en el desarrollo de la personalidad infantil desde las primeras edades de su formación, la adolescencia se revela como su “período sensitivo”, expresado en diferentes dimensiones:

£  En la oportunidad de expresión jerárquica de sus necesidades alrededor de la autonomía.
£  Como espacio para construir una comunión vivencial.
£   En la posibilidad de compartir significados relevantes para su desarrollo.
£  En la dimensión dialógica de la intersubjetividad entre adolescentes se comparten significados que atañen a las diferentes estructuras del autoconocimiento, que se distinguen más por su efecto inmediato que por su efecto mediato-reflexivo  de los autorreferentes del yo.

La labilidad en las dimensiones valorativas del otro significativo en las interacciones entre los adolescentes, aún cuando se manifiestan con tendencia a la desaprobación; más que expresión de rechazo constituyen evidencias de la connotación intrasubjetiva de la intersubjetividad entre los pares, como espacio que al distinguirse por la simetría de las posiciones, ofrece oportunidades para la satisfacción de la necesidad de autonomía que experimentan los adolescentes.

La labilidad en la dimensión valorativa de las interacciones entre iguales caracteriza la formulación de los enunciados en el diálogo de los adolescentes, que se mueven en diferentes significados, desde la burla y el chiste, hasta expresiones de solidaridad.

El espacio de “comunión vivencial” en la interacción entre adolescentes se caracteriza por la simetría tanto, en su dimensión dialógica como en la expresión emocional- afectiva; por lo que se convierte en un medio de transformación que se fundamenta en la ley genética del desarrollo, describiendo su trayectoria de afuera hacia adentro.

JOVENES, VULNERABILIDAD Y DEPRESION
Estar deprimido", "estar bajoneado", son los términos más comunes que nos toca escuchar cuando recibimos a adolescentes que muestran su tensión deseante aplanada; un malestar muchas veces poco localizado producido por un desfallecimiento del sujeto del inconsciente, que hace que éste se ubique bajo el peso de un goce que lo inscribe en un fuera del tiempo y lo enfrenta con el vacío que es él mismo. Esta inercia hace que, en ocasiones, estos estados puedan pasar un tanto desapercibidos o enmascarados bajo quejas somáticas, dificultades escolares, inestabilidad, enojo, repliegue sobre sí. En otras, puede aparecer bajo la forma de un lamento sobre un estado de abatimiento, de un vacío de sentido de la existencia o un dolor inamovible que, mostrando lo que es imposible de soportar, no se sitúa en las coordenadas significantes del encuentro por el que el sujeto ha sufrido tal conmoción.
Desde luego, ya que la pubertad es una época en la que se reactualizan las posibilidades de efectuar un número importante de elecciones y una rectificación retroactiva de lo que en el tiempo lógico de la infancia se construyó, resulta inminentemente traumática. Ese proceso de verificaciones y opciones pone al púber ante la posibilidad de volver a elegir en todos los aspectos y le hace pensar que "todo es posible"; pero se choca con que el acto de la elección hace imposible esa posibilidad. Entonces, la castración con su concomitante de angustia, se pone al día.
El Psicoanálisis va a plantear que, del lado de lo posible, se ubican un buen número de respuestas que los púberes inventan para responder a lo inevitablemente perdido, el objeto a. La elección del objeto amoroso, cuyos indicios vienen desde la infancia, se hace inminente. También la elección de una posición sexuada más allá de los atributos biológicos define el lugar sexual y la forma de responder al Otro, no solo en dicho plano sino también en lo social y su incidencia sobre la estructura misma del sujeto. Del lado de lo imposible o de lo innombrable, se trata de lo real entendido como la no relación sexual. Para los adolescentes, la inminencia del encuentro con una sexualidad distinta a la de la infancia marca una urgencia que va impregnada de la ausencia de un saber instituido entre un hombre y una mujer, a pesar de todas las revistas, talk shows, y la cibernética que intentan dar una respuesta.
Ante la insuficiencia de los saberes de la infancia, se produce una contusión en las certezas que hasta este momento reglaban la existencia del joven y su modo de responder a los nuevos enigmas que le presenta el Otro. En suma, si la respuesta a los  enigmas del deseo del Otro habían sido anteriormente a la pubertad del orden identificatorio, la circunstancia del púber es distinta: el Otro se muestra insuficiente, el Otro está castrado, a su vez él ya no sabe quien es. Es de esperar que bajo estas circunstancias se produzcan modificaciones fantasmáticas, aunque en el fondo se conserve su estructura.
La experiencia nueva con la sexualidad recapitula todas las antiguas pulsiones pero sobre un objeto nuevo que ya no son los padres o familia. Este encuentro que es siempre sorpresivo, pone en juego todas las referencias previas incluyendo las prohibiciones. Se trata de una encrucijada tan inesperada que en gran medida deja al joven sujeto con escasos recursos, entre estos, los de la palabra. Este encuentro que lo desborda y que sobrepasa  su capacidad habitual de elaboración, modifica lo cotidiano de su vida en la que se sentía amparado. Y no solamente por la declinación paterna sino que, por efectos de la conmoción traumática, el adolescente es un extraño para si mismo y esa diferencia tan grande dentro de sí es difícil manejarla y peor respetarla, porque no puede hacerla coincidir con ningún saber previo. Se abre el abismo del sin sentido donde anidan la depresión y los fantasmas de muerte. Para el Psicoanálisis cada sujeto tendrá que inventar sus respuestas frente a lo real del sexo y además aceptar que, después de todo, estas son siempre un poco fallidas. No hay una "para todos" homogenizante, tampoco existe "una para siempre"; esto es, que existe siempre la contingencia y la reinvención.

RESPUESTAS DE LA SOCIEDAD POSMODERNA
El sufrimiento, enmascarado o no, que se desprende del traumatismo y que para algunos púberes suscita este encuentro con lo inevitablemente perdido, responde a una lógica que escapa a la colectivización, a la homogenización. Sin embargo, no es esto lo que plantea ese amo moderno y sin rostro. La TV, la tecnología, que a grandes voces e infiltrando todos los resquicios de la intimidad, ordena. La dictadura de una globalización miope, cuya única mira es la superproducción de objetos de mercado que inducen a un falso sueño de bienestar, dispone de un "modo de ser" y de producir "tipo" en donde las particularidades de cada uno y las de su grupo étnico o social desaparecen. Se trata de la producción de sujetos idénticos y transparentes cuyas elecciones están predeterminadas para evitar las sorpresas, los misterios, las angustias y las fallas. En suma, vender la idea que todo lo que el sujeto desea lo puede lograr… con un "clic", verdadera trampa donde el sujeto pasa a ser un objeto mas de la cadena de consumo, sin identidad, sin deseo.
A falta de una cierta identidad, que produce el deseo en el sujeto en tanto marca de una subjetividad, éste se convierte en un reflejo de los objetos siempre intercambiables y perecibles. Para esto, también la sociedad posmoderna fabrica una respuesta: la creación de todo tipo de tratamientos físicos y psicológicos que le devuelvan al sujeto, o que le construyan al púber, un sentimiento de poder, fortaleza y dominio sin fisuras: cirugías, entrenamientos físicos sin límites (iron-man), terapias de auto-afirmación, alimentos y bebidas energizantes. Por esto, es más común encontrarse hoy con jóvenes que no se sitúan frente a las dificultades a través de un conflicto intrapsíquico, que es lo propio de la neurosis, sino con un sentimiento de incapacidad o insuficiencia frente a estas exigencias que los sobrepasan. A ellos, que se encuentran contusionados en su fantasma ante la emergencia de lo real del sexo, las "grandes voces" de la posmodernidad le exigen ser un "Iron man". De todas formas, bajo una nueva cara, reaparece el conflicto con el ideal: entre lo que él es y lo que debe alcanzar, que reintroduce el tema de la angustia, la culpa y la depresión. Así, cuando el yo se siente frustrado en sus posibilidades de satisfacer a sus ideales, o ya no es posible sostenerse en ellos, es común que la tristeza sea el humor que refleja dicha diferencia. Entonces, no es que no existan ideales en la modernidad, sino que estos son anónimos, ya que las estructuras familiares hoy, conmovidas por las tensiones y cambios producidos de alguna manera por el capitalismo avanzado, trajo como consecuencia que los ideales comunitarios se transformen en un individualismo que facilita todo tipo de recomposiciones familiares, con una pérdida de las formas conocidas de la autoridad paterna.
Nuevas versiones de conflictos y síntomas aparecen, quien sabe si magnificados desde la dimensión del espectáculo de una pantalla televisiva que simula escucharlo y darle cabida… ¡Durante media hora y si tiene "rating"! Aunque no debemos de olvidar que, ya desde Freud, el padre siempre falló y que la relación con la madre se presentó teñida de una cierta dosis de angustia; y por ende, el síntoma es un modo de tratamiento de esas fallas. Por esto tampoco debemos pensar que cualquier pasado fue mejor.
Pero nuevamente la sociedad posmoderna tiene otra respuesta para aquellos que fracasan en el intento de responder a su ideología globalizante, la depresión, antes síndrome, es hoy enfermedad y para muchos significa que solo se cura con antidepresivos. Así, en un artículo del New York Times del 1 de noviembre del 2005, un médico, Keith Ablow, escribe: "Por no oponernos en forma suficientemente vigorosa al peligroso mito de que las medicaciones psicoactivas son la respuesta completa a la depresión y a la ansiedad, hemos permitido que la idea de que no necesitamos darle atención a nuestras emociones, como evidencia de las crisis de la vida y establecer sentidos reales y cruciales, y que no debemos escuchar nuestras voces más íntimas sino que debemos  escuchar al Prozac".
La clínica Psicoanalítica da cuenta, en términos de estructura, de las distintas formas de depresión que encuentra: inhibición, angustia, duelo, pasaje al acto, rechazo al inconsciente, etc. La experiencia analítica interroga cómo el sujeto hace uso del goce a través de los efectos depresivos que sufre. Sin embargo, los padecimientos humanos han atravesado las paredes de los gabinetes de los analistas. Las tragedias y las catástrofes de la humanidad son expuestas instantáneamente de forma masiva por todo tipo de medios de comunicación, produciendo estados de pánico que no logran ser metabolizados a través de los lazos sociales, porque estos se encuentran devaluados o no hay tiempo para construirlos o mantenerlos. Se rebela así la figura de lo efímero, frente a los cuales, según Freud (1915), se destacan dos actitudes: rebelarse o producir un estado de dolor que conduce a la desvalorización y a la desinvestidura previa. El estado de duelo anticipado se produce cuando los sujetos toman conciencia sobre la fugacidad de los objetos que constituyen su mundo. A la angustia del futuro se articula la depresión que se refiere al pasado. Ante esto, en el sujeto surge un sentimiento de impotencia que contradice al deseo y que en la melancolía llega al punto de petrificarlo.
En el caso de los adolescentes, cuyo duelo con los patrones de la infancia los confronta a lo efímero que fueron sus certezas, a su vez se encuentran invadidos de nuevas tragedias y catástrofes que impiden vislumbrar un futuro promisorio. ¿Podrá el analista esperar sentado en su consulta a que estos jóvenes crean en su saber supuesto donde todo ya parece expuesto?. El analista de hoy es convocado a trabajar con jóvenes cuyos síntomas ya no permanecen en la intimidad de los consultorios sino que se constituyen como "problemas sociales". Ahora tiene la oportunidad de tomar una posición en ese debate que le permite una autoridad renovada. De esta forma, el Psicoanálisis estará a la altura de esta época y también podrá velar por aquellos que se interesan en esta experiencia, para convertir el malestar de la cultura en una oportunidad para suscitar y convocar a interlocutores válidos que, sacudiéndose de un pesimismo estéril, hagan recuperar la palabra en su poder de evocación y creación.
 BIEN, COMO VERAN HEMOS SEGUIDO CON TEMAS COMPLICADOS, PERO ACTUALES Y EXISTENTES DE LOS CUALES SI BIEN NO PODEMOS HACERNOS CARGO EN FORMA ABSOLUTA, … SI NOS CORRESPONDE CONOCERLOS Y CONSIDERARLOS. ASI COMO EMPEZAMOS en la CLASE 1 aportándoles una ENTREVISTA , deseamos en este FINAL ( que no es tal) APORTERLES OTRA ENTREVISTA en este caso vinculada con el tema central de esta ULTIMA CLASE para que LUEGO DE LA LECTURA de la MISMA y el ACOMPAÑAMIENTO DE LOS TEXTOS BIBLIOGRAFICOS Y LA CLASE ¡¡¡PUEDAN APORTAR SUS OPINIONES Y ANALISIS EN EL BLOG DEL SEMINARIO!!
JÓVENES, LOS MÁS VULNERABLES
Entrevista, el doctor Agustín Salvia, investigador del Conicet y director del Programa Cambio Estructural y Desigualdad Social del Instituto de Investigaciones Gino Germani
Los sucesos de violencia ocurridos el año pasado en Francia y los desórdenes sociales recurrentes en nuestro país, como las explosiones de 1989 y 2001, tuvieron un elemento en común en los que casi ningún medio reparó: sus protagonistas, los jóvenes. En esta entrevista, el doctor Agustín Salvia, investigador del Conicet y director del Programa Cambio Estructural y Desigualdad Social del Instituto de Investigaciones Gino Germani, cuenta porqué y cómo los jóvenes llegaron a conformar el grupo etáreo más vulnerable. Las investigaciones realizadas por Salvia y su equipo demuestran que por cada adulto desocupado hay tres jóvenes sin empleo, y el 60% de ellos viven en hogares pobres. Pero la investigación muestra además un cambio cualitativo en la estructura socio económica argentina actual y. Lejos de la época en donde los obreros argentinos podían decir “mi hijo el dotor”, ahora la educación no es garantía de trabajo seguro o posibilidades de ascenso social. La investigación muestra que a un mismo nivel de instrucción, universitaria, sólo el 14% de los jóvenes de clase baja logra un buen empleo, en comparación con el 55% de los jóvenes de clases medias/altas. Así las cosas, se comprende un poco mejor la raíz de la situación social argentina, que, como un volcán, estalla periódicamente y tiene el efecto de configurar una nueva geografía política: sucedió luego de los desórdenes del ’89 -que dio lugar a la década menemista- y sucedió luego del 2001, que dio lugar a la presidencia de Kirchner.  A pesar del fuerte crecimiento económico actual, la movilidad social, otrora símbolo de orgullo de la pujante sociedad argentina, es un recuerdo que va quedando cada vez más en el olvido.  
¿Cómo es la situación social de los jóvenes argentinos hoy?  Hoy, los jóvenes son los más afectados por el desempleo y la precariedad laboral. Si uno toma la situación de pobreza de la población, ve que el 60% de los jóvenes hoy viven en hogares pobres, cuando tenemos un 45% de población en situación de pobreza. Los jóvenes son un grupo particularmente afectado, porque viven en hogares donde las oportunidades de empleo, tanto para ellos como para sus padres, están mucho más limitadas. Son quienes tienen mayores dificultades para ingresar en el mercado de trabajo, quienes más dilatan ese ingreso y quienes peores empleos consiguen. Los jóvenes están tres veces más desempleados que el resto de los desocupados adultos. La problemática de los jóvenes se entiende mejor cuando se observa que es una generación que creció a la luz de las promesas de la modernidad. Los jóvenes de hoy son hijos de quienes se formaron en una etapa donde el país debía progresar. Pero a pesar de tener mucho mejores credenciales que sus progenitores y mayor acceso a la información, tienen, sin embargo, más dificultades para acceder a un empleo y prosperar.
¿Por qué sucede esto? Lo que está ocurriendo ahí es que hay una fuerte segmentación de la estructura del mercado de trabajo. Hay discriminación por parte de la demanda, los empleadores discriminan no sólo por las credenciales educativos, sino también por el color de la piel, la vestimenta, el modo de hablar, los antecedentes, los contactos, quiénes recomiendan. Además, ocurre que los jóvenes no tienen los mecanismos de acceso al mercado de trabajo, no conocen la información que los vincula al mercado, no tienen experiencia y sufren la discriminación de la falta de experiencia laboral por parte de los empleadores.
¿Estamos ante  hacia una sociedad dividida, polarizada? Lejos de existir un proceso civilizatorio y de modernización, de mayor integración social con igualdad de oportunidades para los jóvenes, lo que está pasando en nuestro país es que hay un proceso fuerte de dualización, de polarización y fragmentación social que está generando jóvenes de distinta calidad. Una situación donde unos se sienten estafados porque no se cumplieron las promesas con las cuales se educaron y se formaron y se integraron en la vida social, y otros se sienten descalificados, porque sus credenciales educativas no son valoradas. No encuentran los empleos adecuados a esas calificaciones, lo cual produce el efecto de emigración que conocimos durante la crisis pero que hoy por hoy se sigue dando.
¿Cuál es el origen de esta situación?  Por una parte, los factores estructurales tienen que ver con una sociedad que se fue desindustrializando, una sociedad que fue alterando sus patrones de crecimiento. Venimos atravesando más de tres décadas de estancamiento y de falta de un proyecto estratégico de desarrollo como país. Por mucho que ahora estemos viviendo un proceso de crecimiento económico, el país todavía no encuentra un horizonte de desarrollo estratégico capaz de darle igualdad de oportunidades a todas las nuevas generaciones. Esto viene ocurriendo en los últimos 30 años, no es ni siquiera un fenómeno del menemismo. El punto de corte se puede encontrar a principios o mediados de los ’70 donde se alteraron los patrones de crecimiento de nuestro país, y no encontramos un rumbo. Lo que sucedió fue que tradicionales formas que había de insertar a los jóvenes en el mercado de trabajo, como las PyMES industriales y comerciales -que era la forma tradicional que nuestro país tuvo durante la época de oro de crecimiento en el siglo pasado- eran las primeras formas de ingresar al mercado de trabajo, a un puesto, especialización a un proyecto de formación profesional. Eso ya no existe en la estructura productiva de la Argentina actual. 
¿Qué papel cumple la educación en el progreso social? La estructura social está fuertemente fragmentada y es altamente dual o polar. No se puede hablar de UNA juventud. Los jóvenes de sectores medios y altos acceden a estándares de educación altos, pero sobretodo cuentan con un capital social -que tiene que ver con el grupo familiar y las redes que este genera- que hace que puedan acceder a las mejores oportunidades de empleo, y esto incluso cuando no tienen altos niveles educativos. Es decir que, a pesar de no llegar a los niveles educativos profesionales, igualmente logran acceder a carreras profesionales satisfactorias. Por otra parte, los jóvenes de clase media empobrecida y los sectores populares en general, por mucho que se esfuercen en acceder a calidades educativas altas y credenciales elevadas, no logran puestos satisfactorios, o si logran tener un empleo, tienen ingresos por debajo de los ingresos que tienen sus pares de sectores medios altos.
¿Cómo se relaciona esta situación social con los episodios violencia en nuestra historia reciente? Estos desórdenes o reacciones que han ocurrido por ejemplo en Francia parecen como muy novedosos en el mundo desarrollado e incluso los medios lo venden como procesos sociales nuevos, pero Argentina los conoce desde hace 15 años. Los principales protagonistas de las reacciones sociales que ha habido en la Argentina, ya sea en la etapa de los cacerolazos en los ’80, como de los movimientos sociales de Cutral-Có y Plaza Hunicul y los movimientos piqueteros en general, tienen a los jóvenes como sus principales protagonistas. También son los jóvenes quienes forman parte de las reacciones por la delincuencia: los mayores actos de delincuencia están producidos por jóvenes y también son sus principales víctimas. Cuando uno mira las imágenes televisivas de los acontecimientos de diciembre de 2001 lo que va a encontrar es que son fundamentalmente jóvenes los que participan.
¿Es posible que volvamos a revivir esta violencia a pesar del crecimiento económico? Si, porque los jóvenes siguen siendo una sociedad de excluidos, están arrinconados en los espacios marginales, no pueden salir de las villas, y cuando salen, son estigmatizados. No se benefician del crecimiento económico. La sociedad ultra moderna los tiene excluidos. Estamos ante un cuadro explosivo porque son jóvenes que han experimentado frustraciones por el fracaso de no poder acceder a las promesas de modernidad que se les estuvo inculcando durante la etapa de la formación. Son jóvenes que están mucho más educados y tienen mucha mayor información. Ven que, efectivamente, la política y el mercado no da respuesta a lo que tienen derecho. Si no operan rápidamente políticas que reviertan esta situación de exclusión, la violencia puede retornar a las calles en cualquier comento.
¿Cómo reacciona el resto de la sociedad frente a esto? La Argentina vive un proceso de reacción frente a esta situación explosiva desde hace ya más de 20 años, y todavía la sociedad y el Estado no han leído adecuadamente estas señales, no están interpretando adecuadamente cuál es el problema que está afectando a la sociedad: que las nuevas generaciones de jóvenes se ven efectivamente afectadas por procesos de discriminación y de exclusión muy fuerte. La economía por sí sola no está generando en en los jóvenes un proceso inclusión. La educación, lo que hizo fue mejorar su formación, pero no les dio herramientas para la inclusión social. Ni el crecimiento ni la educación son suficientes hoy para revertir los 20 o 30 años de rezago que vienen teniendo las generaciones de jóvenes. Los jóvenes excluidos de hoy, no tienen horizontes de progreso. Generalmente, esos horizontes, tienen que ver con lo que los medios de comunicación venden como prototipos de ‘jóvenes exitosos’. Hay expectativas en cuanto a consumo, logro de trayectorias laborales, logros de realización en inserciones profesionales que no tienen que ver con las condiciones objetivas con las cuales los jóvenes se manejan hoy en nuestro país.
¿Qué hacer frente a esta situación? Es necesario hacer una planificación inteligente. El Estado debe llevar adelante políticas que den prioridad a los jóvenes con mayor dificultad de inserción social. Esto implica no solamente becas para que estudien, sino también políticas de inserción laboral que faciliten la inclusión en forma masiva al mismo tiempo que los rodee de un capital institucional, de participación social, política. Esto significa articular políticas integrales a nivel de nación, provincias y municipio. El problema es que el Estado sigue operando bajo la idea de que el crecimiento económico va a resolver los problemas sociales
                       SEGUIMOS EN CONTACTO Y NOS PREPARAMOS PARA EL TRABAJO FINAL DE INTEGRACION DE ESTE TERCER TRIMESTRE.
SALUDOS AFECTUOSOS.MELISA DIAZ Y GABRIELA – DICIEMBRE DE 2013

miércoles, 20 de noviembre de 2013

CLASE 4: LA ESCUELA FRENTE A LAS PROBLEMATICAS DEL CONSUMO DE ALCOHOL, TABACO Y DROGAS ILEGALES

SEMINARIO 6 CPPT
CLASE 4: LA ESCUELA FRENTE A LAS PROBLEMATICAS DEL CONSUMO DE ALCOHOL, TABACO Y DROGAS ILEGALES

La clase de hoy se propone abordar un TEMA CONTROVERTIDO, la posibilidad de tratar dentro de las escuelas la temática del consumo de diferentes sustancias, algunas legales y otras ilegales. Decimos que es un tema controvertido porque su tratamiento no implica necesariamente acuerdos iniciales entre quienes abordan la temática. Es controvertido el hecho de presentar una situación que legalmente está penalizada y cuya práctica social no siempre responde a esa legalidad. Es controvertido porque se entromete en el terreno de las prácticas personales y privadas, porque las más de las veces se lo encara desde posiciones moralistas donde se impostan conductas. A su vez es controvertido porque es un tema que establece diferencias en la consideración de los adultos y los jóvenes, y esa distancia muchas veces invalida el trabajo. Se trata a su vez de un tema de gran repercusión en los medios de comunicación, generalmente tratados desde una prensa sensacionalista con un enfoque superficial del problema.
NUESTRA PROPUESTA PARA ESTA CLASE SERÁ PROBLEMATIZAR LA SITUACIÓN DEL CONSUMO Y PENSAR POLÍTICAS DE PREVENCIÓN PARA EL ÁMBITO ESCOLAR QUE SOSTENGAN UN TRABAJO Y NO PRETENDAN RESOLVER LO CONTROVERTIDO DEL TEMA. En una primera parte haremos una reflexión preliminar, luego tomaremos aquellos puntos que consideramos deben tenerse presente para planificar actividades o llevar adelante un programa de prevención, por último presentaremos actividades para llevar adelante en las escuelas.
ALGUNAS CUESTIONES PRELIMINARES
Surgen, en el camino al tratamiento de los consumos, dos temas preliminares que nos interesa abordar. El primero será pensar la legitimidad de su abordaje en la esfera escolar, el segundo será plantear la perspectiva de época que sitúa este tema como relevante. Durante todo el recorrido del SEMINARIO decíamos que la escuela estaba atravesando una situación crítica. Intervenían en este diagnóstico variados elementos: ubicamos la crisis de los estados nacionales y la consiguiente crisis de sus instituciones, hablamos de las metamorfosis de la juventud y de la adultez, mencionamos y desarrollamos la alienación laboral del quehacer docente, hablamos del empobrecimiento en la transmisión de saberes y la pérdida del monopolio del conocimiento. Dentro de este contexto de crisis afirmábamos que es cada vez mayor lo que se le demanda a las escuelas y situamos demandas variadas desde la alimentación de los chicos hasta problemas de crianza. En este contexto y siguiendo la línea argumental planteada es válido preguntarse .... ¿DESDE QUÉ PERSPECTIVA ES LEGÍTIMO ABORDAR LA PROBLEMÁTICA DEL CONSUMO EN EL ESCENARIO ESCOLAR.
La pregunta que parece ser ingenua intenta develar desde qué posición estamos llamados a cubrir una demanda o -mejor aún- desde qué perspectiva ética pensamos el problema. LA ESCUELA REÚNE A LOS JÓVENES DE NUESTRA SOCIEDAD; en la actualidad no hay otra instancia que reúna masivamente, por largos períodos de tiempo y sistemáticamente, a los jóvenes. El solo hecho de esta reunión posibilita el trabajo de diferentes temáticas sobre su población, esta situación acarrea VENTAJAS Y RIESGOS. Los riesgos los ubicamos dentro de las políticas hegemónicas y de control social, a la vez que advertimos sobre la elección y la orientación de las temáticas elegidas para trabajar con una determinada población. Al mismo tiempo situamos la dificultad para corrernos de CIERTOS ESTEREOTIPOS QUE PLANTEAN LO NORMAL Y LO PATOLÓGICO y hacíamos notar lo difícil que resulta abstraerse de ciertos parámetros cuando se trabajan temas relacionados con la salud y las prácticas personales.
La TEMÁTICA DEL CONSUMO ES UN PROBLEMA COMPLEJO, atravesado por múltiples variables: políticas, sociales y económicas, sobre la que se construyen discursos que fijan posiciones. Estas posiciones por lo general son irreductibles y no permiten la convalidación de temas desde otras perspectivas. En estos discursos se advierten posiciones antagónicas que no siempre representan claridad ni profundidad sobre el problema, se inclinan a favor o en contra de determinados temas, clasifican y segregan, culpan o victimizan, defienden o rechazan, legalizan o penalizan, sancionan o reivindican.
Estos antagonismos plantean una limitación para el tratamiento del tema del consumo y generalmente confluyen en el etiquetamiento de quien sostiene alguna diferencia sobre algunos de los antagonismos, se trate de alumnos, profesores u orientadores. Ésta es una dificultad propia de una temática que como anticipábamos es controvertida y socialmente opinable, con un fuerte sesgo moral.
Uno de los riesgos es caer en un DISCURSO ÚNICO, TOTALIZADOR DEL PROBLEMA, cerrando las posibilidades de confrontación y opinión, ocultando la policromía que muestra la problemática. Los discursos cerrados, conformados sobre la moral social, pueden generar cierta sintonía con un discurso institucional establecido y por lo general esas posiciones nos brindan cierto resguardo (personal o laboral).
Sin embargo su implementación no permite la discusión del conflicto, niega en su enunciado la posibilidad de la diferencia y como se enarbola desde un lugar de poder, termina acallando a quienes supuestamente va dirigido. La escuela -a su vez- como institución social está fuertemente impregnada de un imaginario transformador, sus potencialidades generan expectativas de mejora del futuro. Al abordar temáticas de la esfera psicosocial corre el riesgo de asumir responsabilidades que superen sus posibilidades, ocupando en ocasiones lugares que eran propios del tratamiento familiar o sanitario.
La PROPUESTA será entonces incluir esta temática dentro de la CONFLICTIVA SOCIAL que nos atraviesa, presentando diversidad de opiniones y construyendo representaciones más abarcadoras que los slogan publicitarios. Se tratará de construir consensos y de generar actitudes reflexivas que permitan el disenso y faciliten la comunicación. LA OTRA CUESTIÓN A TRATAR ES LA COYUNTURA DE ÉPOCA: Situaremos como distintivo de esta época respecto de otras en el uso de algunas sustancias dos particularidades: LA HEGEMONÍA DEL MERCADO Y LA GLOBALIZACIÓN DE LA OFERTA. Habiendo hecho una lectura de época, surge como una evidencia que si los Estados Nacionales cedieron su lugar al mercado como regulador de las relaciones sociales, aquellos que eran los ciudadanos a cargo de un estado devinieron hoy en consumidores que sostienen un mercado.
EL MERCADO, RIGIENDO LOS VÍNCULOS SOCIALES POSICIONA A LOS SUJETOS EN CONSUMIDORES. De lo que se trata, entonces, es de consumir como conducta esperable que moldea la subjetividad de la época. El consumo es una práctica que implicará la adquisición de objetos materiales o imaginarios según las posibilidades subjetivas o económicas. El consumidor se constituye subjetivamente a partir de la lógica del mercado en el consumo de bienes materiales o imaginarios. Un objeto guarda la promesa de satisfacer al consumidor hasta el momento de su adquisición, luego cae. Podemos observar esta caída como efecto estructural del deseo, pero a su vez esta caída está provocada por la lógica del consumo que establece la vertiginosa tarea de sustituir el objeto actual por uno nuevo. El término nuevo de la serie es mejor -por el mero hecho- de ser nuevo . Esa presión del objeto por venir, que reinstala la ilusión de satisfacción, es la modalidad con la que opera el mercado.
Notemos lo siguiente: el objeto guarda la promesa de satisfacción, el consumidor se ilusiona sobre esa posibilidad en el acto de consumirlo o adquirirlo, hasta aquí esta lógica es solidaria de la lógica del deseo en el sentido de que no habrá un objeto que colme la satisfacción de un sujeto. Pero la novedad que instala el mercado está dada en que el acento no recae en la búsqueda de un objeto, sino en la actividad de consumir. Para decirlo de otro modo: el consumo se satisface consumiendo.
Tal es la vertiginosidad que propone el consumo, que el objeto adquirido o deseado no llega a trazar historia en el sujeto, no termina de realizarse la experiencia con un objeto y éste ya es reemplazado por otro nuevo. El mercado se ofrece para el consumidor como aquel reservorio de prácticas que terminará caracterizándolo subjetivamente.¿CÓMO SE CONJUGA ESTA SITUACIÓN EN NUESTRO PAÍS, CON UN ALTO  GRADO DE MARGINACIÓN Y POBREZA DONDE LOS CONSUMIDORES PUEDEN ACCEDER CADA VEZ A MENOS PRODUCTOS?
Lo que al mercado le importa es la COMPULSIÓN DE CONSUMO, y ésta en muchas oportunidades compensa la cantidad de consumidores. Instalada la lógica del consumo se establecen los íconos de esa relación, es decir las marcas que acreditan la pertenencia al mercado. Este consumo de marcas originales (de fábrica) o sustitutas (truchas) muestra la influencia y el imperativo del mercado sobre los consumidores.
…“La vieja gitana reflexionó un instante. Te aconsejo una camiseta Lacoste, dijo luego, son más fresquitas, si quieres una Lacoste falsa cuesta quinientos escudos, una auténtica cuesta quinientos veinte. Caramba dije, una Lacoste por quinientos veinte escudos me parece muy barata, pero qué diferencia hay entre una falsa y una auténtica? Tener una Lacoste auténtica es muy fácil, dijo la vieja gitana, primero comprás una falsa que cuesta quinientos escudos, después comprás el cocodrilo que cuesta veinte escudos y es autoadhesivo, pegás el cocodrilo en su sitio y ya tienes una auténtica”. Réquiem, de Antonio Tabucchi
El mercado, entonces, nos ofrece productos que en su adquisición generan la ilusión de una satisfacción inmediata. Notemos que no sólo el consumo como forma subjetiva marca la situación de época sino que los tiempos en los que se da esa colección de objetos perecederos son los tiempos de la inmediatez, de la satisfacción sin demoras.
PERTENECER, esta relación que hace lazo social está regida por un imperativo del mercado donde la pertenencia no sólo se juega en objetos materiales, también está en juego en consumos simbólicos (la gitana sabe lo que vende).
PENSEMOS ENTONCES, DESDE ESTAS PERSPECTIVAS, CÓMO SE CONJUGAN LAS ADICCIONES CON LA ACTIVIDAD DE CONSUMIR. Podemos decir: “La subjetividad adictiva se puede considerar socialmente como un subproducto de la subjetividad del consumidor. Recordemos que nos referimos a las patologías socialmente instituidas y no a las estructuras clínicas específicas”.

Lo que estamos puntualizando es que -dada la característica de la época- el consumo de sustancias tóxicas se ve facilitado por las cualidades descritas: imperativo de consumir, efecto inmediato de satisfacción y compulsión de consumo.
LA SEGUNDA CUESTIÓN ES LA OFERTA GLOBALIZADA.
Si bien el consumo de drogas y sustancias es una costumbre ancestral y cada civilización puede dar cuenta de su vínculo con diferentes objetos, esta etapa ha intensificado la oferta de sustancias naturales o artificiales con fines embriagadores.
Cuando hablamos de una oferta globalizada hacemos referencia a dos situaciones. Por un lado, un mercado globalizado para la producción, distribución y venta de diferentes sustancias; por el otro, una variedad de sustancias químicas producidas artificialmente en laboratorios y con diferentes grados de pureza, para alcanzar distintos estados emocionales. Encontramos entonces la presión de la oferta y la superabundancia de productos de diferentes orígenes y calidades, sostenidos por un negocio mafioso e internacional.
EN SÍNTESIS, EN ESTAS CUESTIONES PRELIMINARES DESTACAMOS TRES ELEMENTOS A TENER PRESENTE AL MOMENTO DE ENCARAR LOS TEMAS DEL CONSUMO:
·                  Nuestra posición en la institución y frente al tema.
·                  La condición de la época como condición de consumo
·                  La presión de la oferta como marco de regulación.
Consideraciones generales a tener presentes en la elaboración de un programa de prevención de los consumos. Los temas que a continuación desarrollamos son algunos de los que consideramos deben tenerse en cuenta al momento de planificar actividades o desarrollar un programa de prevención sobre los consumos.
LA PARTICIPACIÓN DE LOS ACTORES INSTITUCIONALES
Al desarrollar un PROGRAMA DE PREVENCIÓN ESPECÍFICO en una institución buscamos intervenir en todos los sectores que la conforman. Nos referimos a poder trabajar con los directivos, los docentes, los alumnos y los padres. Cada una de estas instancias aporta su punto de vista sobre el problema, la idea es llevar la problemática al terreno de los actores naturales descentrándola de la participación de los “especialistas” ya que todos de alguna manera se sienten involucrados y atravesados por el tema. La participación de las diferentes instancias de la “COMUNIDAD ESCOLAR” permitirá romper con la ilusión de los consensos previamente establecidos. La intención es problematizar la temática, permitiendo la confrontación de ideas y posiciones. Conocemos la capacidad de los adolescentes de conmover ciertos puntos de una institución, aún cuando sus demandas carezcan del nivel de formulación esperado por los adultos, son expertos en denunciar paradojas; si tienen algo para decir será cuestión de propiciar y soportar ese encuentro; hay también mucho para conocer, compartir, contrastar, informar, disentir, acordar.
De lo anterior se desprende que la prevención implica una decisión que toca las vacilaciones del “mundo adulto”, lo cual implica un trabajo institucional o comunitario que comienza por los adultos de una escuela, un camino en el que no faltan los obstáculos, las dificultades, y en el que el manejo de los tiempos es una de sus variables principales. La propuesta de llevar adelante un plan de prevención podría expresarse como vectores que se dirigen de lo simple a lo complejo, del slogan al análisis, del impacto a la reflexión, del miedo a la confianza, de un objeto de campaña a un objeto de conocimiento, de algo por aprender a algo por saber, por conquistar, de algo por enseñar a algo por transmitir. La normalidad es una construcción en la que intervienen tres ejes: el discurso religioso, el discurso médico-científico y la moral de los sistemas de poder dominantes.
CONCEPCIÓN DE PREVENCIÓN COMO PROYECTO INSTITUCIONAL EN EL MARCO DE LA CULTURA INFANTO-JUVENIL DE HOY[1]
La pregunta sobre la prevención, o mejor dicho, sobre la posibilidad de prevenir las adicciones en el ámbito escolar es un tema que se responde desde diferentes perspectivas profesionales y dependerá de la posición ideológica a adoptar la posibilidad de llevarla a cabo. Desde nuestro enfoque consideramos que el tratamiento del tema implica la creación de un espacio institucional donde abordar una temática social que, lejos de pretender enseñarle a alguien cómo tiene que vivir,

PROMUEVA ESPACIOS DE INTERCAMBIO DONDE CIRCULE LA PALABRA. Consideramos que los programas de prevención específicos en la escuela deben estar VINCULADOS A LA SITUACIÓN GENERAL DEL TRATAMIENTO DE LOS CONFLICTOS EN EL ÁMBITO INSTITUCIONAL. Uno de los desafíos para la escuela es sostener una tensión entre la prevención específica e inespecífica. Siendo la prevención inespecífica una condición necesaria, pero a esta altura no suficiente en este terreno. La prevención específica es de baja eficacia si no está articulada en un proyecto institucional que sea permeable y coherente para trabajar en la vida cotidiana las confrontaciones y contradicciones que se generan en el trabajo preventivo.
COMO RASGO DE ÉPOCA, LA JUVENTUD OCUPA EL LUGAR CENTRAL DE LOS PARADIGMAS DEL MERCADO. La idealización de un estado de permanente juventud, el cuidado del cuerpo joven, la identificación a una edad dorada son rasgos que se acentúan en la época actual. Sin ponernos nostálgicos, pero reconociendo el paso del tiempo, los adultos tienden a mimetizarse con los jóvenes. El ideal de la mujer o el hombre adultos característico de la modernidad, maduro, racional, centrado, responsable, formal, CEDIÓ SU LUGAR AL IDEAL JUVENIL. Éste se presenta con otras características: hedonista, bello, enérgico, casual, descontracturado , informal, frívolo. Se trata de ideales que se construyen en función de valores que aporta el mercado, cuya influencia determina conductas y prácticas sociales. En el universo del ideal juvenil, donde los adultos aspiran a perdurar en un estadío ya transitado, es controvertido el lugar que le queda para ocupar al joven. LOS JÓVENES DEBEN PROCURARSE SU PROPIO ESPACIO DENTRO DE LA SOCIEDAD Y PARADOJALMENTE LA SOCIEDAD ENARBOLA LOS IDEALES JUVENILES PERO LOS DESPLAZA DE LOS ESCENARIOS DE LAS DECISIONES Y LA PARTICIPACIÓN. Les da un lugar privilegiado en el mercado del consumo, hacia ellos está dirigida la mayor cantidad de productos e imágenes a consumir, pero en la vida real, en el trato cotidiano, en los espacios de poder, en la inserción laboral o social, se desentiende de ellos.  ESTA PARADOJA POSIBILITA, POTENCIA, QUE LOS JÓVENES CONSTRUYAN SU IDENTIDAD A PARTIR DE LOS EXCESOS EN SUS HÁBITOS O COSTUMBRES. Lo que estamos tratando de situar es que -si la característica propia de la juventud está emparentada con la trasgresión y la rebeldía- al asumir la sociedad esos ideales queda desplazada esa posibilidad para los jóvenes, facilitando o promoviendo el exceso como forma particular de ser joven. El hecho de que lo facilite no significará que lo determine, pero es un camino que se abre como posibilidad desde el imaginario social.
EL TIPO DE JOVEN con el que nos encontramos en las escuelas es el adolescente, y hasta podríamos afirmar que la escuela es la productora de adolescencia. La adolescencia está muy vinculada al ser alumno, quienes quedan fuera del sistema escolar son los adolescentes excluidos. Esta población COMPARTE CÓDIGOS PROPIOS, se diferencia entre sí y a su vez de los adultos por el tipo de gustos que comparte, por el tipo de música que escucha, por las formas de diversión y recreación que elige, por los objetos culturales que consume.
EL SEGMENTO ADOLESCENTE está dividido según estos gustos o conductas, no es un conjunto homogéneo. Sobretodo en las culturas urbanas donde forman tribus, crean su propio lenguaje, se diferencian en la manera de vestir, en la moda a usar, se identifican en las costumbres y en las salidas. En los últimos años se incrementó notablemente en este sector el consumo de bebidas alcohólicas, siendo -junto con el tabaco- las sustancias más consumidas. El alcohol comienza con el consumo de cerveza y luego deriva en bebidas de mayor graduación alcohólica, mezclas y tragos preparados. La costumbre se instala desde diversos escenarios, algunos de los lugares físicos donde se bebe son: el recital, la cancha, el boliche o la esquina (del barrio o del colegio).
En algunos boliches nocturnos se estimula el consumo de alcohol a través de concursos, en los viajes de egresados es común encontrarse con este tipo de competencias. En otros se proveen jarras de mezclas de diferentes bebidas, “el mezcladito”. Dado el costo de las bebidas adentro del boliche, se estableció la costumbre del pre-boliche, llegar al baile con una dosis de alcohol ya incorporada y el post boliche, continuar una vez que se abandonó el lugar.
En esos casos, en términos generales, se busca el consumo de alcohol para lograr efectos desinhibidores. El alcohol es una sustancia depresora del sistema nervioso, al actuar sobre el organismo produce una primera reacción de euforia y desinhibición, ya que deprime la censura y la autocrítica. EL EXCESO DE ALCOHOL en el organismo pone en riesgo a quien lo consume, la inestabilidad física y emocional de quien está ebrio puede producir accidentes y situaciones de violencia personal o social. La mayoría de los accidentes de tránsito que se dan los fines de semana tienen como protagonistas a jóvenes en estado de ebriedad.
Estas costumbres CONVIVEN CON LAS BEBIDAS ESTIMULANTES, que permiten la continuidad del baile o las pastillas diseñadas para que la fiesta continúe (por ejemplo, el éxtasis).El otro consumo que se da tempranamente entre los adolescentes es el del tabaco. Las razones por lo general son de índole emblemática, el cigarrillo porta una representación de alguien más grande, con un grado de independencia y autonomía. En este sentido influye la presión del grupo y las imágenes que transmite la publicidad de cigarrillos. Es frecuente encontrarse con anuncios que ubican a los ganadores, a quienes se atreven a más, a quienes buscan el placer, a los seductores, con un cigarrillo en la mano. Inclusive se vincula a marcas de cigarrillos con determinados deportes como: la fórmula 1, el rugby, la náutica, el andinismo o los deportes de invierno. SI BIEN NO SE LLEGA AL EXTREMO DE PRESENTAR AL CIGARRILLO COMO SINÓNIMO DE VIDA SANA, SE LO ASOCIA A UNA VIDA SIN RESTRICCIONES Y EN PERMANENTE DESAFÍO Y AVENTURA. Las restricciones en la publicidad de cigarrillos, así como la venta a menores, o la leyenda que acompaña cada atado: “el fumar es perjudicial para la salud”, son acciones necesarias que colaboran a reducir el consumo, desde luego, si fueran respetadas. Aunque, por supuesto, son acciones necesarias pero no suficientes. Implica más la vigencia de un Estado en su carácter de regulador que el efecto preciso de evitación que se le adjudica. Las problemáticas de consumo que más atraviesan la etapa adolescente están en relación al tabaco y al alcohol, programas de prevención que se desarrollan en las escuelas deberían apuntar a desplegar los imaginarios que generalmente causan su consumo, a proponer o construir alternativas y a desmitificar sus efectos.

EL LUGAR DE LA INFORMACIÓN
Una de las dificultades que se encuentran en el trabajo sobre los consumos es la DIVERSIDAD DE INFORMACIÓN -A VECES CONTRADICTORIA- CON LA QUE CONTAMOS, SOBRE CIERTAS PRÁCTICAS Y SOBRE DETERMINADOS EFECTOS. Hay, no obstante, información que debe manejarse en el desarrollo de actividades de prevención, algunas de las cuales pueden ser abarcadas a partir de asignaturas afines como biología, anatomía, química o educación cívica, también las materias del área de sociales pueden aportar la historia los usos y costumbres de diferentes culturas con distintas prácticas. Sobre la falta de información suelen cristalizarse mitos que es necesario revisar. A continuación planteamos -a modo de ejemplo- algunos de las “verdades” que se sostienen y que son motivo de opinión y controversia:
* La adicción es propiedad de la sustancia.
Es importante al momento de trabajar sobre los consumos no perder de vista que se trata de una relación de un sujeto con un objeto particular. Esta relación será la que debe ser cuestionada, quitándole el peso a la sustancia sobre la que recae. Insistimos en pensar el problema de los consumos desde una perspectiva subjetiva, como forma personal o social de vínculo, enmarcada en un contexto sociocultural.
*     La droga es un camino sin retorno.
El planteo de situaciones sin retorno en el consumo aleja la perspectiva real del problema a la vez que genera desinformación creando la noción de problemas irresolubles. Si bien es cierto que determinados sujetos establecen vínculos adictivos con patologías severas, plantear la adicción como un destino determinado independientemente de los protagonistas es generalizar una relación que no sólo no es verdadera sino que induce a creer que hay problemáticas que no pueden ser modificadas y por ende sujetos de los cuales nada es esperable que cambien.
El consumo en los jóvenes se inicia con el tabaco sigue con el alcohol luego pasa a la marihuana y por último termina en drogas duras.
Ésta es otras de las afirmaciones deterministas que no advierte la diferencia entre sujetos, sustancias y diferentes usos de las mismas. En general cuando se tiende a establecer destinos inequívocos se construyen verdades absolutas. Advertir acerca de los riesgos no implica negar las diferencias de uso, es esperable a su vez que se trate el tema de los excesos y se contraponga a los usos discretos. Para evitar la ebriedad no hace falta ser abstemio.

La despenalización de determinadas drogas aumentaría el consumo.
No está claro el efecto que pudiera provocar la despenalización para el consumo personal de drogas que hoy son ilegales. Esta verdad parecería cerrar la discusión acerca de la conveniencia de la despenalización de determinadas drogas. De lo que se trata es de poder abrir los horizontes del problema, contemplar las variantes y las variables en juego. El tema es social, pero también es político y económico. La despenalización puede ser un tema de discusión que permita ver cuáles son los vectores que intervienen en el negocio de la droga, el gran mercado negro del narcotráfico y sus consecuencias mafiosas. No nos ubicamos en una posición pro o anti despenalización
Las drogas son ilegales.
No todas las drogas son ilegales. De hecho, el tabaco y el alcohol no son drogas ilegales, son las más consumidas por la población estudiantil y sin embargo no dejan de generar inconvenientes.Pero también aparecen en la lista, las drogas cuya venta está restringida: psicofármacos y fármacos en general . Muchos adultos hacen uso y abuso, automedicándose (según estadísticas es el mayor porcentaje de drogadictos) inclusive estas drogas, generándoles una dependencia que no siempre advierten como problema. Los adolescentes suelen percibir esta situación y muchas veces son negadas estas conductas como situaciones de consumo o adicción.
La gente que se droga lleva una vida marginal
No necesariamente es así. En algunas situaciones están vinculadas la marginación y la droga y en otras la droga es un consumo social admitido.La situación de ilegalidad de determinadas drogas hace a un mercado marginal de sustancias que implica una falta de regulación en cantidad y calidad de las mismas.A su vez debemos diferenciar entre el consumo ocasional, abuso y dependencia de una sustancia. En este sentido, no es igual el uso ocasional o social que puede hacer un adulto que la iniciación de los adolescentes.
     La juventud se droga
El uso de drogas no es patrimonio de los jóvenes. En relación al segmento etario que se encuentra en las escuelas, no es precisamente el que más consume. Las estadísticas muestran que son los adultos los que más consumen.

LA PRESIÓN DEL GRUPO Y LOS TEMORES

La PRESIÓN DEL GRUPO DE PARES nos parece un tema central en las problemáticas de consumo que venimos observando en las escuela. La adolescencia es un tránsito vital caracterizado por los cambios y parte de esa inestabilidad se alivia en el refugio que brindan los grupos de pares ayudando en la consolidación de la personalidad a través de las identidades grupales. Así como el grupo permite ciertos alivios, exige ciertas renuncias personales. LA IDENTIFICACIÓN AL GRUPO APARECE COMO UN TIPO DE IDENTIFICACIÓN MASIVA DONDE LOS GRADOS DE LIBERTAD PERSONAL QUEDAN REDUCIDOS. La presión grupal es la condición que determinados grupos imponen a sus miembros como forma de pertenencia. Abstraerse y diferenciarse de esa presión es complejo, dado que muchas veces el riesgo es la pérdida del reconocimiento del grupo o el abandono del mismo. Estas situaciones, las más de las veces, se dan en forma tácita, no explícitas; uno de los propósitos de la prevención es ponerlas de manifiesto y promover los disensos y las diferencias sobre lo que aparece como natural o propio de un grupo.  Uno de los modos elegidos por las CAMPAÑAS MASIVAS DE PREVENCIÓN EN EL CONSUMO de sustancias tóxicas es generar el temor de quién pueda estar dispuesto a consumir. El miedo como argumento para evitar el contacto con la experiencia y la desconfianza como actitud de preservación, son modos que habitualmente aparecen en campañas de prevención. Por lo general, estas campañas giran alrededor de slogans que transmiten catástrofes y terminan desinformando; LA LÓGICA QUE SUBYACE ES LA DE PENSAR QUE A TRAVÉS DEL TEMOR SE EVITARÍA EL CONSUMO. Estas posiciones terminan creando prejuicios, desinformando, y sus mensajes se diluyen sin efectos preventivos.
Los temores sobre el consumo también recaen sobre los padres, generando un estado de desconfianza hacia lo que pudiera estar haciendo el hijo adolescente. Desde diferentes discursos se estimula una actitud de control y desconfianza de los padres sobre las actividades del adolescente, se privilegian actitudes de sospecha, de indagación o de revisación de pertenencias, de averiguación desmedida de compañías o lugares que frecuenta. Estas actitudes basadas en el miedo de “lo que pudiera estar haciendo” en algunos casos construyen una ficción de hijo basada en los miedos y los prejuicios de los adultos, alejados de las experiencias de los adolescentes. El miedo de los adultos anticipa construcciones prejuiciosas de los jóvenes consiguiendo su alejamiento o reserva.
EL LUGAR DEL ADULTO ES DE MARCADA IMPORTANCIA PARA EL ADOLESCENTE, lo que haga o diga -TANTO LOS PADRES COMO LOS DOCENTES- INCIDEN EN SUS REPRESENTACIONES; las relaciones basadas en el temor y la desconfianza no permiten el acercamiento de los jóvenes e inhiben el diálogo franco sobre los temas vitales que están atravesando.
Dentro de los miedos, en el espacio escolar, también se encuentran los temores de los docentes y los de la institución. Los temores de los docentes podrían estar en relación a la apertura de una temática que, como anticipábamos al comienzo, es opinable y controvertida y por la implicancia personal en el vínculo con los alumnos.Desde la institución, uno de los temores que se establece como prejuicio es que se vincule el desarrollo de un programa de prevención con un problema de consumos local, propio de ese establecimiento, o que se caracterice a su población como en riesgo, con la posibilidad de quedar etiquetada la escuela con esta problemática.
ALGUNAS ACTIVIDADES DE PREVENCIÓN DEL CONSUMO DE TABACO, ALCOHOL Y DROGAS ILEGALES
A continuación presentaremos actividades incluidas en diversos programas de prevención. Las mismas apuntan a trabajar diferenciadamente con los directivos y los docentes, los alumnos y los padres de una escuela. LA PRESENTACIÓN DE ESTAS ACTIVIDADES NO PRETENDE SER UNA GUÍA PARA LA ACCIÓN, MOSTRAMOS MODELOS DE TRABAJOS QUE PUEDEN ADECUARSE A LOS CONTEXTOS EN LOS QUE SE LOS APLICARÍA A LA VEZ QUE PUEDEN SERVIR DE DISPARADORES PARA ORGANIZAR OTRAS ACTIVIDADES.
ACTIVIDADES CON DOCENTES Esta actividad fue diseñada para iniciar el trabajo de elaboración de un programa de prevención en una institución. Su principal objetivo es SENSIBILIZAR A LA COMUNIDAD DOCENTE SOBRE ESTA PROBLEMÁTICA. Las actividades apuntan a CONOCER LAS OPINIONES DE LOS DOCENTES SOBRE EL TEMA para, a partir del intercambio, proponer líneas de acción desde las asignaturas que cada uno dicta, problematizar la temática y conocer la opinión que tienen de los alumnos con los que trabajan. Las actividades que se proponen son:
B) REFLEXIÓN Y DISCUSIÓN SOBRE SUS RESULTADOS
C) CAPACITACIÓN SOBRE EL TEMA
ACTIVIDADES CON ALUMNOS Las actividades con los alumnos BUSCARÁN LA REFLEXIÓN Y LA INFORMACIÓN SOBRE EL CONSUMO DE TABACO, ALCOHOL Y OTRAS DROGAS. Se pueden proponer:
*     Actividades de búsqueda de información
*     Confección de campañas publicitarias sobre el uso del cigarrillo y el alcohol
*     Análisis de la publicidad de cigarrillos y bebidas alcohólicas.
*     Elaboración de folletos sobre los daños que genera el consumo de cigarrillos o alcohol.
*     Confeccionar un cuestionario para fumadores donde se investiguen las causas del consumo.
*     Realizar una estadística en la escuela acerca del tabaquismo, comparar con estadísticas nacionales o locales
*     Análisis de letras de canciones donde se incluyen vínculos con la marihuana u otras sustancias. [2]
*     Actividad: Asocien todas o algunas de las palabras del siguiente listado, de modo tal que puedan expresar sus opiniones sobre el tema de `las adicciones en la cultura actual.
MERCADO - CONSUMISMO - LIBERTAD - INMEDIATEZ - DROGA - IDEALES - LIGHT - USO EXITO - ALUMNO - FRUSTACION - SOFT - LEY - INDIVIDUALISMO - VACIO - MODA TRANSGRESION - ESFUERZO - ESCUELA - CUIDADO - PLACER - PREVENCION ADOLESCENTE - DESEO - ADULTO - ADICCION - OMNIPOTENCIA - ANGUSTIA - FELICIDAD DOCENTE - COMPULSION - RIESGO - DEPENDENCIA - ALCOHOL - FACILISMO - DESAFIO PADRES - INSEGURIDAD - SOLIDARIDAD - FUTURO - GRUPO - PASIVIDAD - TOLERANCIA FRAGILIDAD - TABACO - PROHIBICION - ABUSO.
*     Intercambio y discusión sobre las actividades en el tiempo libre y en la noche.
*     Proponer actitudes de cuidado ante la ingesta de alcohol de un grupo.
*     Investigar acerca de cómo actúan determinadas sustancias en el organismo: Alcohol, tabaco, marihuana.
*     Confeccionar afiches dirigidos a los adultos sobre cómo ven los jóvenes la problemática de las adicciones.
*     Impulsar que las conclusiones y reflexiones de los grupos (divisiones, años) circulen en otros grupos de pares.
ACTIVIDADES CON LOS PADRES Con los padres se pueden organizar jornadas donde se comenten las actividades realizadas con los alumnos, se discuta sobre las conclusiones y circule el material elaborado: folletos, afiches, videos, etc.En pequeños grupos, se les puede entregar la siguiente actividad para que discutan y luego hagan una puesta en común.
 
ENCUENTRO CON PADRES: “PENSANDO LA ADOLESCENCIA DE HOY” PROPUESTA:
Estas situaciones pueden ser reconocidas formando parte de la vida cotidiana.
La propuesta es analizarlas e intercambiar opiniones sobre lo que describen y la posición del adulto en cada caso.

SITUACIÓN 1:
Como Ricardo no le contaba a sus padres cómo le iba en la escuela ni a dónde iba con sus amigos, su madre decidió revisarle la mochila.
Para su sorpresa encontró un paquete de cigarrillos y una evaluación reprobada.
¿Qué piensan de la actitud de la madre?
¿Cómo actuarían en una situación similar?
¿Qué harían con lo encontrado?

SITUACIÓN 2 :
Luego de una extensa conversación telefónica, María le dice a su madre:
-Vos sos la única que no me deja ir a bailar, todas mis compañeras van y yo me tengo que quedar en casa.-
La madre responde:- Yo te dejo ir a bailar, pero en el horario que te corresponde.
Hija: La matinée es para nenitos. Mamá!, yo ya soy grande ¿que querés que haga con esos nenes?
Además, todas van a bailar más tarde
Madre: - No me importa lo que hagan otros padres, vos tenés 15 años y por ahora decido yo a dónde podés ir.
¿Qué piensan de las salidas nocturnas?
¿Cuáles son los horarios convenidos con sus hijos?
¿Hablan con otros padres para ponerse de acuerdo?

SITUACIÓN 3
: Padre: -Me enteré que anoche tu amigo Pablo terminó borracho...
Hijo: - Si tomó de más...
Padre: -¿Vos tomás cerveza?
Hijo: -Todos tomamos pa...
Padre: -¿Pero cuánto tomás?
Hijo: - Lo normal....

¿Cómo ven el consumo de alcohol en los jóvenes?
¿Hablaron acerca de los riesgos en la ingesta de alcohol?
¿Cuáles son los parámetros de normalidad que manejan los chicos?
 
¡¡¡TEMA POLEMICO PERO INEVITABLE, .... ESPERAMOS SUS APORTES EN EL BLOG PARA DEBATIR, TOMENSE SU TIEMPO Y SALUDOS AFECTUOSOS PARA TODOS Y ¡¡ESCRIBAN SI TIENEN CONSULTAS QUE REALIZAR!!
MELISA Y GABRIELA
NOVIEMBRE DE 2013




[1]Estadísticas recientes muestran que el 15 % de la población argentina entre 15 y 19 años no estudia ni trabaja. Este porcentaje disminuye a la mitad en la Capital Federal y se incrementa al 20% o más en algunas provincias.
Social:“En la Argentina, según el censo Nacional de docentes y establecimientos educativos de 1994, realizado por el Ministerio de Educación, sólo el 76% de los alumnos llega a 7mo. grado y hay altos índices de repitencia.
En la secundaria, en todo el país, el 58,3% de los ingresados no llega a terminar los estudios. La deserción de la escuela primaria es inadmisible, la de la escuela secundaria es grave.”
 Ebriedad:El contenido de alcohol etílico de una lata de cerveza es aproximadamente el mismo que el de un vaso de vino o una medida de wisky. Esto significa que una persona que bebe cerveza y no una bebida blanca tiene las mismas posibilidades de desarrollar un problema de alcohol.Los efectos del alcohol dependerán de la concentración de alcohol en sangre, que a su vez se produce por la cantidad ingerida y por la rapidez de la ingestión. Se puede graficar de la siguiente manera:
<><><><><><><> </></></></></></></>
Miligramos de alcohol en sangre
Efectos
20
Mayor sensación de bienestar
40
Desinhibición leve. Reducción de la habilidad para conducir.
60
Alteración leve del juicio
80
Disminución de la coordinación física
100
Deterioro del control social y físico
150
Intoxicación observable
300
Estupor
500
Coma y muerte
Extraído del artículo: Preocupaciones en relación con los jóvenes y el alcohol de Carola Diamonstein. Ensayos y Experiencias Nº 29
Programas:Los programas de prevención son acciones planificadas de actividades sistemáticas con una secuencia de desarrollo y objetivos preestablecidos.Cuando hablamos de programas incluimos el conjunto de acciones a desarrollar al abordar una problemática. Dentro de estos programas puede haber campañas de prevención, es decir la difusión específica de un tema. En general las políticas oficiales se desarrollan en el contexto de campañas, más que en programas de prevención.
[2] La propuesta puede incluir canciones de A. Calamaro, Los Piojos, Cumbia villera, Charly García, Fito Páez, etc; aquí presentamos dos canciones de la cumbia villera y una de rock de los Babasónicos